Variable Latinoamérica
Variable Latinoamérica

El color de raíz al producto final

El color de raíz al producto final:

Llevar exitosamente nuestro color ideal al producto terminado, una y otra vez sin variaciones mayores, puede representar toda una odisea si no se cuentan con las herramientas y los conocimientos indicados.

El proceso productivo de la mayoría de rubros suele incorporar numerosas variables, métodos que pueden tener un efecto directo sobre las tonalidades, sustancias capaces de opacar o saturar un color, y un largo etcétera. Por eso se hace tan necesario definir y mantener estándares a lo largo de toda esta cadena, a fin de mantener todo lo referente al color de la forma más homogénea posible, y otorgarle uniformidad a todos los lotes de nuestro producto.

Para lograr un nivel de estandarización óptimo, hay dos puntos clave: herramientas de medición y especificaciones de medición. Suena un poco abrumador, pero no hay que dejarse asustar por las palabras rimbombantes: es muy sencillo si se observa con detenimiento.

La herramienta de medición de color por excelencia es el colorímetro. Para aquellos que no saben lo que es un colorímetro, se puede resumir en que es un instrumento que capta los valores numéricos (y por ende, precisos) de los colores de un objeto o superficie, y además permite establecer comparaciones entre varias muestras.

Al tener la posibilidad de definir un número invariable para cada color, de acuerdo a estándares globales, es mucho más fácil llevarlo hasta el producto final sin que existan mayores problemas. Además, tener un archivo histórico de muestras facilita analizar la gestión del color en la empresa, y otorga más información sobre lo que colocamos en el mercado.

En cuanto a las especificaciones de medición, prácticamente se define solo. Tener el colorímetro es un gran paso, pero también hay que definir el entorno donde se usará: sería ilógico medir un día bajo la intensa luz solar, y luego repetir la operación dentro de un sótano con luces fluorescentes. Entonces, ¿qué hay que tomar en cuenta?

Uno de los puntos más delicados es la iluminación. Lo ideal es tener una cabina adecuada para realizar las mediciones, cuya fuente de luz sea perfectamente controlable. También se debe evitar en lo posible cambiar de colorímetro, para evitar posibles contradicciones por diferencias de fábrica. Deben tomarse en cuenta otros factores como el ángulo de medición y el sistema estandarizado que se empleará, con el fin de optimizar los resultados.

En el caso de las primeras mediciones, luego de tener los valores podremos transportarlos a cualquier software especializado que nos permita formularlo con precisión, y de ahí podremos elaborar muestras.

Como era de esperarse, la tecnología ha hecho de las suyas en este campo de trabajo, y actualmente existen soluciones como el Node de la empresa Variableinc.net, un compacto colorímetro que además es compatible con numerosos smartphones. Así podemos gestionar los colores con mayor facilidad y rapidez, agrupándolos y creando catálogos de organización. Además, el Node permite acceder a bibliotecas de color de distintos productores. Todo en la palma de tu mano.

Te invitamos a conocer nuestro nuevo dispositivo !

Color Muse & App

Agenda una cita o demo